Jaime Bobadilla diciembre 2014 ~ Maravillasderd

sábado, 6 de diciembre de 2014

Aborto: Cultura de la Muerte

Hace tiempo que no escribía, muchos cambios rápidos en la vida; trabajo, la casa, la iglesia, familia. Todo esto me tiene ocupado. Pero no he sido un ignorante de lo que pasa a mi alrededor. Viendo tantas cosas malas que a diario pasan en el mundo y siempre tratando de ver que todavía hay una razón por la cual vivir. La música, las artes, la sana tecnología, la familia, el trabajo, la fe en Dios, los amigos, la navidad. Todas esas cosas me recuerdan que a pesar de lo convulsivo que es este pequeño planeta, vale la pena vivir en el. Alguien ha dicho: <<Una caricia construye mas que lo que destruyen mil bombas>>. Y yo he decidido ver las caricias.

Pero hay algo en lo que no me puedo quedar callado y es ver que la cultura de la muerte se apodere de las cosas importantes de la vidaEl término "cultura" de la muerte se refiere a una mentalidad, a una manera de ver al ser humano y al mundo, que fomenta la destrucción de la vida humana más débil e inocente por parte de los más fuertes y poderosos, de los que tienen voz y voto. El término "cultura" de la muerte fue acuñado por el Papa Juan Pablo II en su Encíclica El Evangelio de la Vida, publicada el 25 de marzo de 1995.

Las principales armas de esta cultura de la muerte son: la anticoncepción, histerectomía, la eutanasia, el aborto, la fecundación in vitro, la clonación y la experimentación con embriones humanos. Todos estos son engaños de la cultura de la muerte, disfrazados de piadosos y novedosos, pero con un único propósito: acabar con la vida. Y es que estamos ante una lucha que se ha librado por todos los siglos en todas las eras y sería una tontería pensar que eso es algo moderno. La muerte solo quiere destruir la vida y nosotros estamos en su camino.

El aborto, en todas sus manifestaciones, es la forma mas cruel de la cultura de la muerte, pues ataca a nuestros seres mas queridos en su estado mas vulnerable, antes de nacer. El niño que aun no ha nacido es ese cordero sin mancha que nos hablan las escrituras y nuestro deber es cuidarlo y traerlo al mundo; abortarlo sería llevarlo al matadero, a las fauces de la muerte. Inocente, indefenso, el débil, el blanco perfecto de la Muerte.   

Ahora este país, mal agradecido, tiene una vez mas que decidir entre la vida o la muerte. Una nación bendecida por Dios en todas sus épocas y ahora vacila en hacer la voluntad del Señor. Pero como dijo Julio Cesar a orillas del Rubicón: <<La suerte esta echada>>. Todos los cristianos de esta República Dominicana estamos vigilantes de los pasos de nuestros representantes políticos para darle una lección.

Político dominicano, no te dejes engañar, no formes parte de la Cultura de la Muerte. No al Aborto.

Por: Jaime Bobadilla


Artículos Relacionados:

Pedidos